Una de las compañías interesadas en hacer negocios en Puerto Rico con el monitoreo de la siembra hasta la venta del cannabis medicinal es foco de señalamientos por su ejecutoria en jurisdicciones de Estados Unidos.

La empresa Bio Track THC, con presencia en 20 estados y registrada como BiotrackPR, Inc. en el Departamento de Estado en agosto de 2015, tiene varias denuncias por su desempeño con el mercado de marihuana medicinal y recreacional en el estado de Washington, que incluyen deficiencias en su software y en el manejo de los impuestos.

Una fuente de Metro aseguró que el Departamento de Salud (DS) ha mostrado particular simpatía o preferencia por esta empresa, pues, siendo de las principales en el mercado estadounidense, fue de las primeras que hicieron el acercamiento con la agencia previo a la elaboración y presentación del Reglamento número 155 para el uso, posesión, cultivo, manufactura, producción, fabricación, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal.

Un informe del Washington State Liquor and Cannabis Board de 2015 recomendó a la empresa que maneja el asunto en el estado desde hace dos años realizar mejoras al sistema operativo para “resolver los problemas de seguridad y privacidad”. Esto porque se demostró que la plataforma forzaba a los usuarios a utilizar un sistema poco seguro con la información. Incluso las fallas permitían que un hacker pudiera acceder y poner en riesgo los datos.

Reportes de prensa del estado de Washington han reseñado quejas tanto de agricultores como de vendedores denunciando los problemas que han enfrentado con el manejo del sistema tecnológico de monitoreo. Desde “bloqueos” en la operación del sistema operativo hasta problemas con la realización del inventario. Así las cosas, ha circulado en el mencionado estado una petición de estos grupos para que elimine el sistema de Bio Track e implemente otro.

De otro lado, reportajes también apuntan a que en 2014 Bio Track agregó un impuesto federal adicional en el cobro del licenciamiento por el software. Sin embargo, la compañía aseguró que es un impuesto de la nación porque, a nivel federal, la marihuana sigue siendo ilegal, por lo que el aumento no fue provocado por la empresa, sino por el estado.

Este diario conversó con su actual gerente general, Patrick Vo, quien afirmó que el software constantemente está en revisión para que “nos alerte de cualquier ataque o de situación delicada con el sistema”.

“Hemos estado bajo auditorías de tecnología. Hacemos todo lo posible para garantizar la seguridad del sistema. Sé que ha habido… Obviamente, este negocio es muy competitivo. Estoy seguro de que uno de nuestros competidores escribió en un blog o algo tratando de asustar a la gente. Nos hemos comunicado con nuestros clientes  para orientarles de que la información no es vulnerable en nuestros sistemas”, explicó.

Con relación al alegado cobro de impuestos adicionales a través de su licenciamiento, Vo precisó que los entes autorizados “se estaban quejando porque nunca se tomaron la molestia de leer la ley”.

“Fue un artículo publicado en una pequeña región en Washington. Eso nunca fue un problema desde nuestra perspectiva. Ellos no se dieron cuenta de que debían impuestos al estado”, agregó.

“El problema fue que muchos estaban tan ocupados tratando de obtener sus licencias, que no entendieron que debían pagar un impuesto por consumo al estado. Cuando vieron el cargo en nuestras facturas, pensaron que era un impuesto adicional de la empresa. Nosotros nunca nunca hemos puesto cargos adicionales”, reiteró.

Cuando, en medio de la comunicación, Metro intentó continuar el interrogatorio, Vo dijo que tenía reuniones pendientes y que se comunicaría luego. Pero eso nunca ocurrió y tampoco respondió llamadas siguientes.

Bio Track y su fundador Steven Siegel fueron demandados en 2015 en la corte federal de Miami, Distrito del Sur, y su caso está pendiente en Florida, lugar sede de la empresa. La demanda fue por parte de su exabogado Barry Gainsburg por incumplimiento de acuerdos, por anuncios engañosos del software de Bio Track,  por competencia y prácticas desleales y por difamación.

Incluso en la demanda se estipula que Siegel había sido convicto en dos ocasiones, en 1993 y en 1999 por cometer fraude.

Entretanto, el Departamento de Salud, por medio de su portavoz Camille Rivera, indicó que la agencia no ha tenido encuentros con ninguno de los interesados en participar de la subasta que comenzará en mayo de 2016.

Igualmente, Vo negó haber tenido reuniones mientras se daba el proceso para ser considerados para ofrecer el servicio.

Fue a través de una orden ejecutiva del gobernador Alejandro García Padilla que se dio paso a que en Puerto Rico se pueda consumir derivados de la marihuana con fines medicinales. Aunque el reglamento se presentó el pasado enero, se espera que a finales de año estén listos los parámetros para que se pueda recetar.

http://www.metro.pr/noticias/ojo-a-las-que-buscan-guisar-con-la-marihuana/pGXpdC!FKageefyZg4dE/

Anuncios