CNN) – Alemania legalizará la marihuana medicinal el próximo año, dijo el ministro de salud del país.

El gabinete alemán decidió el lunes aprobar la medida para los pacientes gravemente enfermos que han consultado con un médico y “no tienen otra alternativa terapéutica”, según un comunicado de prensa del Ministerio de Salud alemán.

El ministro Hermann Gröhe dijo que quiere que las compañías de seguros de salud cubran los costos si los pacientes no pueden recibir ayuda de ninguna otra manera.

Aún así, Marlene Mortler, comisionada federal de drogas del país, advirtió que la marihuana no debería considerarse completamente segura.

“El uso del cannabis como medicamento dentro de unos estrechos límites es útil y debe ser explorado con más detalle”, dijo Mortler. “Al mismo tiempo, el cannabis no es una sustancia inocua, la legalización del uso recreacional no es el objetivo y ni el propósito de esto. Está destinado únicamente para uso médico”.

La decisión se produce después de que una serie de países han comenzado a relajar las leyes relacionadas con la utilización de la marihuana, tanto de forma recreativa como medicinal.

Amsterdam, en el vecino Países Bajos, es famoso por sus laxas leyes sobre la marihuana laxas.

Al otro lado del océano, el ministro de Salud de Canadá dijo que el país iba a introducir una legislación federal de marihuana en la primavera de 2017.

El Distrito de Columbia, Colorado, Washington, Alaska y Oregon en Estados Unidos han aprobado el uso de la marihuana recreativa (aunque sigue siendo un delito federal).

Más al sur, Chile tiene el mayor campo de marihuana legal en América Latina. En 2013, Uruguay se convirtió en el primer país en legalizar plenamente la marihuana para uso recreativo para adultos.

«A más tardar entrará en vigor en primavera de 2017». El ministro de Salud alemán, el democristiano (CDU) Hermann Gröhe, se refiere a la ley que autoriza el uso de cannabis con fines terapéuticos. Gröhne ha advertido que la marihuana «no es una sustancia inofensiva, no va a haber una legalización con fines recreativos» y que su coste en pacientes graves será asumido por la seguridad social. El proyecto de ley firmado por Gröhne se ha presentado el miércoles al Gabinete para pasar luego al Parlamento donde el Gobierno de Angela Merkel (CDU) tiene mayoría.

El anuncio del proyecto se produce después que en abril un paciente obtuvo el permiso de un tribunal alemán para cultivar su propio cannabis, tras demostrar que era la única sustancia capaz de aliviar los dolores que sufría: «Nuestro objetivo es que la gente con enfermedades graves sea tratada de la mejor manera posible» ha indicado Gröhe advirtiendo que la droga sólo será distribuida a quienes acudan con receta a las farmacias. El ministerio ha apuntado que hasta que el país cuente con plantaciones supervisadas, Alemania importará el cannabis.

Hace un año, Gröhe informó acerca del proyecto a la consejera competente en materia de drogas del ministerio de Salud, la socialcristiana (CSU) Marlene Mortler. Desde entonces circula un borrador de ley que establece entre otros temas, la necesidad ante una creciente demanda de un cultivo controlado por el Estado alemán. Se trata finalmente de un paso que ha costado décadas entre las filas conservadoras de CDU y CSU que ha procurado siempre una política de drogas estricta.

El proyecto sintoniza así con la tendencia al uso médico cada vez más frecuente de cannabis para tratar los efectos de enfermedades como el cáncer, el glaucoma, el sida, la hepatitis C y el Parkinson. De hecho, la semana pasada el presidente mexicano Enrique Peña Nieto envió al Senado un proyecto para legalizar el uso medicinal de la marihuana. Uruguay legalizó la producción y venta de cannabis en 2013, y Colombia aprobó un decreto para el uso terapéutico de la planta en diciembre.

Anuncios