A Chris Sayegh, un chef californiano de 23 años, la experiencia de tomar una copa de vino en la mesa se le ha quedado corta. Él ofrece cannabis: “Para que cada comensal pueda sentir una nueva experiencia en cada bocado”. Este cocinero quiere llevar la marihuana a la alta cocina, como si se tratara de una especia más. Quien desee probar esta experiencia tiene donde elegir entre una amplia gama de precios: la cuenta para grupos oscila de los 20 a 200 dólares; pero si el cliente prefiere degustar esta sensación en la intimidad de su casa, la factura será de 500.

Por el momento, la cocina de Sayegh solo se ofrece en Los Ángeles, en el estado de California. Si este lugar permite desde 1996 el consumo de cannabis con fines terapéuticos, en noviembre podría aprobarse el de esta droga con motivos recreativos. Eso sí, nada de probar directamente el cannabis en los platos: “No sabe bien, lo que yo ofrezco son mini dosis”.

http://elpais.com/elpais/2016/05/04/videos/1462360962_926386.html

Anuncios