Uruguay legalizó la producción y venta de cannabis en 2013.

Se transformó en el primer país del mundo en tener un mercado legal de esta hierba desde su siembra hasta su venta al público en farmacias.

Cada persona interesada, previamente registrada, puede comprar 40 gramos de marihuana por mes. Esta etapa del plan ha sufrido múltiples postergaciones aún no ha sido implementada, según informa el diario uruguayo «El nuevo día».

También, para aquellos que en lugar de comprar la marihuana prefieran sembrarla, se habilitó la posibilidad del cultivo personal de hasta seis plantas y la de asociarse en clubes para su consumo que podrán tener entre 15 y 45 socios y 99 plantas.

El presidente mexicano, Peña Nieto anunció la hace dos semanas que buscará que se legalice en el país el uso de la marihuana con fines médicos y se aumente la cantidad de dicha droga que se permite portar de manera ilegal.

Peña Nieto dijo que enviará una iniciativa al Congreso para que se permita la investigación clínica con fines de producción de fármacos derivados de la marihuana, y que pedirá que se aumente de 5 a 28 gramos la cantidad de marihuana que las personas pueden portar de manera legal.

«La iniciativa que se plantea vendrá acompañada de un renovado esfuerzo en favor de la prevención de adicciones», dijo Peña Nieto durante la presentación de las conclusiones del debate nacional sobre el uso de la marihuana.

Dos enmiendas fundamentales introducidas en el Código Penal en 2013 supusieron un gran avance para la legislación del cannabis medicinal en Europa y ambas son de República Checa, según señala la página «Sensi Seeds».

Estas enmiendas (50/2013 Coll. y 221/2013 Coll.) permitían la compra y el consumo legal de cannabis medicinal a los pacientes en posesión de una receta válida, y establecían directrices sobre las dosis, la gama de indicaciones y las restricciones de edad.

Los pacientes a los que se ha recetado legalmente cannabis medicinal no tienen una fuente doméstica con licencia de la que obtener su medicina, y solo importan a través de canales legales o compran su medicina de forma ilícita. Aunque las leyes que regulan las licencias y tasas administrativas entraron en vigor en marzo de 2014, no se han emitido licencias hasta el momento.

La legislación portuguesa establece que una persona puede llevar hasta 10 dosis diarias de cannabis o hachís. Cada dosis diaria de cannabis es 2,5 gramos, y el hachís es 0,5 gramos, por lo que la cantidad total que se permite es de 25 gramos de marihuana y 5 gramos de hachís.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, firmó el año pasado el decreto que autoriza el uso de la marihuana con fines médicos y científicos.

«Hoy Colombia da un paso importante para ubicarse a la vanguardia en la lucha contra las enfermedades, y lo hacemos a través de un decreto que busca aprovechar las bondades del cannabis para mejorar la vida de las personas», señaló en aquel momento.

El líder conservador explicó que el decreto «permite que se expidan licencias para la posesión de semillas de cannabis y el cultivo con fines exclusivamente médicos y científicos».

«Queremos fomentar la investigación y la producción de medicamentos elaborados a partir de cannabis, como lo hacemos con cualquier elemento natural que pueda dar alivio a las enfermedades o al dolor de las personas».

Hasta ahora, la fabricación y exportación, tanto con fines médicos como científicos, estaban permitidas en Colombia pero no había regulación para el mercado interno. «Lo que buscamos es que los pacientes puedan acceder a fármacos de producción nacional que sean seguros».

A día de hoy, la única venta de cannabis que es legal en Italia es la del medicinal importado de los Países Bajos y que está disponible en farmacias autorizadas para los pacientes que posean una receta, según explica la página «Sensi Seeds» .

Cuesta hasta 38€ el gramo (casi diez veces más que el cannabis comprado ilegalmente en la calle).

En julio de 2015, casi 220 legisladores de varios partidos políticos firmaron un proyecto de ley para la legalización del cannabis, que permitiría el uso recreativo, las ventas al por menor, la posesión de hasta quince gramos, la creación de clubes sociales y el cultivo en cantidades personales. Este proyecto de ley si se aprueba, convertirá a Italia en el segundo país en legalizar el cannabis a nivel nacional.

Además, en enero de este año, Italia modificó la normativa sobre los centros que pueden utilizar cannabis con fines terapéuticos permitiendo que si incumplen los supuestos de su autorización no sean penados sino que paguen solo una infracción administrativa. La medida se refería exclusivamente a los centros ya autorizados por ley a cultivar cannabis para uso médico pero que incumplan la normativa.

Estos casos dejaron de ser delito para ser considerados por la Justicia italiana infracciones administrativas. No se trata, por tanto, de una medida quelegalice el cultivo personal de cannabis para fines médicos, como en su momento confirmó la ministra de Salud, Beatrice Lorenzin.

Cultivar cannabis a nivel personal y sin autorización seguirá siendo delito, subrayó el senador y vicesecretario de Estado de Asuntos Exteriores,Benedetto Della Vedova.

 

 

 

 

 

http://www.abc.es/sociedad/abci-estos-paises-permiten-venta-marihuana-farmacias-201605042209_noticia.html

 

 

Anuncios