Mirada Profesional. 8/6/16, 11:36 BUENOS AIRES, junio 8: Una comitiva de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) estuvieron en la sede de la agencia regulatoria, para analizar la actualidad del país en materia de control de sustancias legales, como medicamentos. Los planes de colaboración para el país, en discusión.A fines de los 60, las Naciones Unidas crearon la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), una entidad dedicada al combate del tráfico y consumo de drogas. Si bien sus posturas recientes chocan con las políticas regionales (como la legalización del cannabis en Uruguay), sus opiniones son tenidas en cuenta por los países, sobre todo en materia de regulación de productos como medicamentos y drogas legales. Esta semana, las autoridades de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) recibieron una comitiva de la JIFE, y analizaron las regulaciones actuales en el país y la región. Repaso de las principales regulaciones y convenio de colaboración.

La delegación de la JIFE fue encabezada por Francisco Thoumi, representante de la entidad en la región. La misma fue recibida por el titular de la ANMAT Carlos Chiale, y funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. El órgano dependiente de las Naciones Unidas es el encargado de efectuar el seguimiento en cada país de la aplicación de los tratados internacionales sobre fiscalización de drogas, destaco la ANMAT mediante un comunicado.

Durante la reunión, agregaron, “la ANMAT expuso acerca de las acciones que se encuentra desarrollando y sus proyectos respecto a la regulación, fiscalización y planificación de las sustancias sujetas a control especial, recorriendo el escenario normativo y las estadísticas existentes”. Como cierre de la actividad se acordaron los próximos pasos del trabajo colaborativo que se lleva adelante con la JIFE, en pos de contribuir al fortalecimiento de acciones convergentes de cooperación entre ambas instituciones.

“Esta visita se enmarca en la política de lucha contra el narcotráfico, una de los tres prioridades en la política del gobierno nacional. En este aspecto, se pretende lograr la cooperación con todos los países, como también con los organismos internacionales vinculados a esta cuestión, con el propósito de fortalecer las acciones frente a este flagelo”, concluyó la agencia.

La JIFE se estableció en 1968 como órgano de seguimiento para la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas. Las tensiones han surgido en torno a la forma en que la JIFE realiza sus funciones y sobre su interpretación jurídica de los convenios, como sucede con la venta legal de marihuana en farmacias uruguayas. En su informe anual sobre el año 2015, JIFE recordó a cinco países suramericanos (Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay) que el uso del cannabis con fines no terapéuticos infringe lo establecido por los tratados internacionales de drogas.

http://miradaprofesional.com/ampliarpagina.php?id=7819&npag=0

 

Anuncios