Primera Hora ¡Habemus nuevo reglamento! El uso del cannabis medicinal en la Isla será reglamentado por unas nuevas disposiciones aprobadas por el Departamento de Salud (DS), que fueron bien acogidas por diversos sectores del país al integrar aspectos como el turismo medicinal y la simplificación del proceso de adquisición de licencias.

La directora de la Oficina Legal del Departamento de Salud, Mayra Maldonado, dijo que en estos días publicarán un aviso para que los interesados sometan comentarios a la agencia.

Treinta días después, realizarán vistas públicas en torno al “Reglamento Para el Uso, Posesión, Cultivo, Manufactura, Fabricación, Dispensación, Distribución e Investigación del Cannabis Medicinal”.

El nuevo  reglamento 8766, que entró en vigor el pasado 8 de julio, deroga el 155.

Una de las enmiendas presentadas en el  documento de 173 páginas, bajó la cantidad de onzas de cannabis que se le recetará a un paciente.

“Aquí se cambia el número de las onzas que se le puede recomendar a un paciente por día. Antes eran 2.5 onzas por 30 días y ahora se bajó a 1.5 onzas. Entendíamos que era muy alto porque son 70 gramos, que por 30 días, eran 210, y una persona con una condición debilitante no necesita esa cantidad”, dijo Maldonado.

De hecho, Ramberto Cobián, fundador y custodio de la Red Cannamédica de Puerto Rico, coincidió en que 1.5 onzas “es una cantidad excelente” para atender a un paciente durante un mes, sin importar su condición médica.

El participante tendrá que ir al médico, una vez por año, para recibir una recomendación de uso del medicamento.

Sin embargo, el doctor tiene que tener una relación estrecha con el paciente para poder monitorear el efecto del tratamiento, si necesita cambios o si ya, por una u otra razón, no lo necesita.

El número de pacientes que podría beneficiarse del uso del cannabis medicinal y que caen bajo las condiciones debilitantes que establece el reglamento podría estar rondando los 288,000, según Salud.

Cobián, quien ya solicitó la licencia de cultivo junto a otros socios puertorriqueños, sostuvo que otros de los cambios significativos es el de turismo médico.

“El Gobierno de Puerto Rico va a aceptar lo que se llama el sistema recíproco de licencias para el cannabis medicinal. O sea, cuando un paciente de los Estados Unidos está buscando un destino para pasar sus vacaciones, obviamente piensa en las restricciones que tendría, ya que tiene un permiso especial para el uso del cannabis en su estado”, explicó Cobián.

Ahora, agregó, ese paciente verá en la Isla una oportunidad para viajar sin necesidad de tener que dejar sus medicamentos o no pensar en Puerto Rico como una opción de vacaciones.

Otra que vio en este cambio un punto favorable para la Isla fue Carmen Serrano, de la compañía boricua NextGen Pharma, quien junto a otros tres socios fue la primera en solicitar una licencia de cultivo al DS.

Esta solicitud es la única que tiene disponible, por ahora, el Departamento de Salud y Maldonado dijo que trabajan arduamente para empezar a dar, lo más rápido posible, esa licencia.

Al momento se están evaluando sobre once propuestas de cultivo.

“Un cambio que me pareció bueno es la parte del turismo médico. El reglamento anterior no lo permitía… y me parece bien para los pacientes y para el desarrollo económico del país”, sostuvo Serrano, experta en sistemas de información.

Maldonado explicó que anteriormente, en caso de emergencia, se le daba la potestad al médico -fuera del País- que enviara vía fax al dispensario una recomendación médica.

Sin embargo, era difícil constatar la identidad de ese galeno.

Ahora, el paciente, con su tarjeta médica puede adquirir el medicamento, siempre y cuando se corrobore con el estado en el que vive la validez de la misma.

Además, el consumo tiene que caer bajo el reglamento  y la cantidad recomendada en Puerto Rico.

La orden la tiene que dar un médico local.

Otro aspecto novedoso es el de residente primario.

El reglamento anterior establecía que para ser dueño de un negocio de cannabis, tenía que ser puertorriqueño o residente en la Isla, por lo menos en los últimos dos años.

Ahora, el puertorriqueño o residente puede unirse a un socio extranjero; pero, el puertorriqueño o residente tiene que tener el 51% del negocio y el socio inversionista el 49%.

Serrano también coincidió en que este es otro cambio positivo ya que “se mantiene todavía la mayoría de titularidad en los locales. Este 49% es bueno para aquellos que no tengan el capital local que puedan buscar inversionistas de afuera”, agregó.

En cuanto a otros cambios, la directora de la Oficina Legal del DS mencionó que ahora, cuando un ciudadano entrega una solicitud, por ejemplo de cultivo, el Comité de Evaluación de Establecimiento de Cannabis la evalúa y le da una pre-cualificación, por lo que esa persona ya puede adelantar algunos procesos en su negocio.

Luego, ya el DS evaluará que tenga todo según lo establecido en el reglamento, le otorga la licencia correspondiente y esta pagará el arancel correspondiente.

Sobre el pago de aranceles, también hubo cambios; en algunas instancias aumentó, en otras se mantuvo igual.

“En el aumento de los aranceles va a haber un marco regulatorio bueno y es que se va a designar parte de estos fondos a la educación de nuestros pacientes y de los médicos”, indicó Serrano.

En referencia a la certificación de médicos, Maldonado dijo que ya hay 14 certificados, incluyendo ginecólogos, oncólogos, generalistas y siquiatras.

Estos tuvieron que cumplir con los requisitos establecidos en el reglamento de sobre 8 horas presenciales (estar frente a un educador), donde reciben una serie de adiestramientos. Mientras, ya 225 médicos han tomado los cursos.

El Recinto de Ciencias Médicas y Medcan Foundation son dos entidades autorizadas por el DS para adiestrar a los médicos.

Medcan también puede ofrecer adiestramientos para licencias a profesionales, empresarios y otros interesados en trabajar en la industria del cannabis medicinal.

Otros ajustes

Algo novedoso en el reglamento es que el cultivo se hará ahora por pies cuadrados. Anteriormente, era por cantidad de plantas, ya fueran 500, 1,000 ó 1,500.

Sobre este punto, Serrano, directora de ventas en una empresa de tecnología, dijo que “es positivo porque le va a permitir al DS fiscalizar mejor, porque una medida a través de plantas no era lo más recomendable”.

También se cambió el horario para cualquier negocio de cannabis, así como para los pacientes.

“Antes era de 8:00 a 3:00 de la tarde, y ahora es de 8:00 a 9:00 de la noche, de lunes a sábado. No estábamos tomando en cuenta a esos pacientes que trabajan, que van después de salir de su trabajo”, confesó la funcionaria.

En cuanto al rastreo del inventario, desde la semilla hasta el producto final de consumo, Maldonado dijo que inicialmente los dueños de los negocios tendrán que tener uno provisional, hasta que el DS tenga el suyo.

Luego, si así lo desea, el dueño se podrá quedar con su sistema de rastreo, pero tiene, por obligación, que enviar todo la información al del estado.

¿Y dónde queda el paciente?

Maldonado aseguró que “el paciente en estos momentos tiene la luz al final del túnel; está más brillante. Espero que para agosto estemos con las licencias y que la gente ya esté trabajando en alguna construcción, para luego empezar el cultivo. El paciente, en noviembre o antes de diciembre va a tener su producto”.

La recomendación de Salud a los interesados en entrar a la industria del cannabis es que se lean el nuevo reglamento “que establece las guías de lo que buscamos en esa persona que quiera dedicarse a la siembra, manufactura o dispensación del producto”, destacó Maldonado.

http://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/nota/simpleelnuevoreglamentodelcannabis-1164785/

 

Anuncios