ElNuevodía.  Médicos han comenzado a certificarse para poder recetarles este producto a sus pacientes. El doctor José Allende y el agricultor Miguel Negrón llegaron ayer hasta un hotel de la capital con interrogantes parecidas sobre el proceso que viabilizará en Puerto Rico  la administración del cannabis medicinal a pacientes de ciertas condiciones médicas.

“Quiero ver las medidas que se van a tomar, las expectativas que hay, qué patologías van a tratar y  los diferentes métodos en que se va a administrar (el producto)”, dijo Allende al arribar al área de registro del seminario para profesionales de la salud que organizó este fin de semana la Fundación Medcan, organismo formado por un grupo de empresarios que ofrecen charlas educativas a personas interesadas en ser parte de la industria del cannabis para fines terapéuticos.

Hasta la fecha, solo unos 40 médicos de Puerto Rico han hecho gestiones para certificarse y poder recetar esta planta, informó ayer la licenciada Mayra Maldonado, directora de la Oficina Legal del Departamento de Salud.

“Tenemos que educar al pueblo sobre los beneficios (del cannabis medicinal)”, reconoció la funcionaria.

Según dijo, datos provistos por las aseguradoras señalan que unas 200,000 personas en la Isla podrían beneficiarse de este tratamiento que no está avalado por la Agencia federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Esto, basado en las “condiciones médicas debilitantes” que el Departamento de Salud identificó como las que permitirán que utilicen este tipo de tratamiento.

El gobernador Alejandro García Padilla firmó una orden ejecutiva el 3 de mayo del año pasado para permitir el uso medicinal de sustancias o componentes derivados de la planta de cannabis en el País.

Hace escasos días, el pasado 8 de julio, entró en vigor un nuevo Reglamento para el uso, posesión, cultivo, manufactura, fabricación, dispensación, distribución e investigación del cannabis medicinal, derogando el anterior (el número 155) y poniendo en efecto el nuevo (el 8766).

Según Maldonado, el propósito de este cambio fue “para simplificar las cosas”. El nuevo documento, explicó, incluye aspectos sobre turismo médico (para autorizar a ciertos pacientes de otros países a obtener y consumir el producto en la Isla) y baja la dosis máxima diaria permitida por paciente de 2.5 onzas a 1.5 onzas.

Además, cambia el sistema de plantación  ya que “mientras antes se permitía el cultivo de conteo por plantas, ahora será por pie cuadrado”.

Sobre la siembra del cannabis, Maldonado comentó que actualmente se están evaluando 16 solicitudes, algunas de ellas de agricultores de Moca, Mayagüez y del área metropolitana.

Según explicó, luego  que se otorgue la primera licencia de cultivo, la plantación tardará de 14 a 16 semanas en obtener su primera cosecha.

De forma paralela, explicó Maldonado, a principios de esta semana saldrán las solicitudes para los dispensarios. La meta, dijo, es que haya al menos uno en cada municipio para facilitar el acceso a los pacientes que se certifiquen para ser parte de este tratamiento.

“Esperamos que para noviembre los primeros pacientes puedan estar consumiendo (cannabis medicinal)”, anticipó.

La abogada recordó, por otra parte, que, por este tratamiento no ser avalado por la FDA, los planes médicos no lo incluirán en sus cubiertas, aunque mencionó que hay algunas compañías que están auscultando  cubrirlo en ciertos casos excepcionales.

“Creo que vamos por buen camino. Vamos a tener la cantidad suficiente de médicos para poder recetarlo”, opinó al descartar que la cantidad de galenos interesados en ser parte de este proceso, hasta la fecha, sea poca.

El doctor José Torres Torres, director médico en Puerto Rico de la Fundación Medcan, coincidió, aunque opinó que serán los mismos pacientes los que les pedirán a sus médicos que se certifiquen para que les puedan recetar este producto.

“Estamos abriendo camino para facilitarles a los médicos que tomen la decisión sobre quiénes y cuándo se pueden beneficiar con el cannabis medicinal. Es sentirse cómodos con el tema”, dijo el médico internista especialista en anti aging (rejuvenecimiento) y medicina regenerativa.

Según el galeno, los colegas que se le han acercado en busca de más información sobre este tema le demuestran que hay “emoción y sed de conocimiento, antes de  tomar una determinación (sobre si se certificarán para recetarlo)”.

Explicó que, en su caso, considera que es una oportunidad para añadir una nueva alternativa de manejo al paciente, una que describió como “eficaz y con mínimos efectos secundarios y riesgos”.

Algunos estados que han permitido el uso medicinal del cannabis son Alaska, Arizona, California, Colorado, Hawái, Maine, Michigan y Montana.

http://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/creaintereselcannabismedicinal-2221516/

 

 

Anuncios