arís, 11 ago.- Un informe interministerial francés filtrado hoy insta a las autoridades a despenalizar el consumo de cannabis, castigado en la actualidad con hasta un año de cárcel.

El estudio, encargado en julio de 2015 por el primer ministro, Manuel Valls, reclama una evolución de la ley sobre el consumo de estupefacientes.

La ley está vigente desde 1970 y, en opinión de los autores del informe -representantes de los ministerios de Justicia, Interior, Finanzas y Sanidad-, ha dejado de ser eficaz, por lo que recomiendan sustituir la actual condena de cárcel por una multa cercana a los 300 euros.

Según datos ofrecidos por el periódico “Le Monde”, el porcentaje de consumidores de cannabis entre personas de 18 a 64 años se situó en 2014 en Francia en el 11 %, 7 puntos porcentuales más que en 1992.

De las 170.126 personas controladas por consumo de estupefacientes ese mismo año, 1.426 fueron condenadas a prisión firme.

Para los autores del estudio, despenalizar su consumo liberaría de carga de trabajo a policías, gendarmes y magistrados, que están “ahogados”, en palabras de “Le Monde”, por el tratamiento de esos pequeños delitos.

Valls recibió las conclusiones el pasado octubre pero, a menos de un año de las elecciones presidenciales, el diario destaca que el Ejecutivo no tiene intención de reabrir el debate.

Quien sí reaccionó hoy a la filtración fue el partido conservador Los Republicanos, del expresidente Nicolas Sarkozy, que insistió en que el consumo de cannabis debe seguir siendo un delito.

La propuesta del informe, según ese grupo político, “no arregla nada el problema del número de procedimientos (jurídicos), puesto que se habla de un producto adictivo cuyo consumo está destinado a repetirse y por lo tanto la infracción se va a reiterar”.

“El cannabis es un producto peligroso que provoca estragos sociales y familiares. Su prohibición debe mantenerse porque de ello depende el futuro de nuestros niños”, concluyó ese partido en su comunicado. EFE

Anuncios