El Departamento de Salud continúa el proceso de escrutinio de las solicitudes para la siembra, procesamiento y dispensación de productos derivados del cannabis y que se utilizarían para mejorar la calidad de vida en pacientes con condiciones que acarrean dolor crónico.

Así lo indicó la licenciada Mayra Maldonado, asesora legal del Departamento de la Salud (DS) y experta en el proyecto de cannabis medicinal impulsado por el Gobierno de Puerto Rico.

Maldonado enfatizó en que el proyecto del cannabis medicinal no se trata de crear microempresas. Al contrario, es una operación costosa y altamente regulada por las agencias gubernamentales pertinentes

Es importante que el público entienda que esto no se trata de microempresas, es un proceso de escrutinio bien intenso y va a ser una fiscalización diaria que va a tener el Gobierno sobre todas estas empresas que se dediquen al cultivo, la manufactura o dispensación, así como la transportación de este además de que conlleva unos altos costos de operación”, explicó la funcionaria.

Maldonado añadió que el DS desarrolló un listado de requisitos para toda persona o empresa que solicite una licencia para cultivo o manufactura del cannabis medicinal en la Isla, incluyendo un escrutinio minucioso de antecedentes penales y la viabilidad económica del individuo o la empresa para mantener una producción bajo los estrictos requisitos del Gobierno.

Además, explicó que todo el proceso, desde la siembra de la planta, su empaque, transporte y venta en sus diferentes modalidades permitidas por el Reglamento 8766 que regula la recién nacida industria del cannabis medicinal en la Isla, será monitoreada electrónicamente.

Para este fin, el DS contratará a una compañía privada que provea y administre el “Seed to Sale Inventory Tracking System” (sistema de monitoreo de inventario desde la semilla hasta la venta). Ello, a través de la colocación de chips electrónicos que permitan el rastreo constante del producto desde su siembra hasta su dispensación.

La compañía para el rastreo electrónico de cannabis, Bio Track THC, recibió en agosto el puntaje más alto de la subasta realizada por el DS para adjudicar el contrato de monitoreo, aunque hasta el momento, la titular del DS, Ana Ríus Armendáriz, no ha indicado públicamente si finalmente se le otorgará el contrato a esta compañía con base en el estado de la Florida, ni a cuánto asciende la inversión que hará el Gobierno.

Este reportero intentó obtener información sobre el costo de la operación de Bio Track THC, sin embargo, Cynthia Salarizadeh, protavoz de prensa de la empresa, indicó a través de una misiva electrónica que “en este momento, no podemos discutir los detalles del contrato hasta que se haya completado y firmado”.

Lo que sí deja claro el Reglamento es que mientras el DS no establezca el sistema de monitoreo electrónico, cada productor, dispensario o manufacturero deberá costear un servicio similar por su cuenta con el fin de manetener el rastreo y, una vez el Gobierno identifique a la compañía que contratará, estos deberán entregar los datos recopilados a través de su sistema a la compañía con el propósito de mantener un registro íntegro del movimiento del producto.

Por otra parte, la licenciada también explicó que el reglamento del DS establece nueve modalidades para cultivar, manufacturar o procesar el cannabis, estas son en forma de pastillas, gotas orales, inhaladores orales, tópicos, ungüentos y cremas; vaporización, supositorios, parchos, productos comestibles y productos comestibles concentrados. La modalidad de fumar cannabis queda excluida de la lista ya que, según indicó Maldonado, al haber combustión, se pierden las propiedades curativas de la planta.

Aunque no soltó prenda sobre la identidad de los solicitantes de licencias para la industria del cannabis medicinal, Maldonado aseguró que hasta el momento se han registrado 21 solicitudes de personas y entidades de diferente trasfondo, aunque se espera que la cantidad aumente.

No obstante, el DS ya tiene un listado de médicos proveedores que están autorizados a dispensar el cannabis medicinal. Entre estos, generalistas, psiquiatras, pediatras y obstetras, entre otros.

“Todavía no existe una lista de los peticionarios de licencia. El comité está evaluando las peticiones individualmente y hasta que el Comité no termine de evaluarlos, no va a haber listado de nada de eso. Lo que sí es que hay una diversidad de personas solicitando, desde agricultores, abogados, empresarios, hay de todo. Compañías foráneas son pocas por ahora porque está el requisito de haber tenido residencia en Puerto Rico por dos años aunque con el Reglamento 8766, se establece que haya una titularidad de 51% y 49% foránea o internacional, para que sea la persona o entidad que pueda financiar el proyecto”, explicó.

Maldonado también dijo que ninguna solicitud ha sido aprobada hasta el momento ya que aún no se ha completado el proceso de recibir todos los componentes de cada solicitud, como lo es la revisión de antecedentes penales y la toma de huellas dactilares. Sin embargo, se mostró confiada en que en las próximas semanas los resultados de las indagaciones por parte de la Policía de Puerto Rico sean completados y el proceso administrativo en el DS pueda continuar.

Esta indicó además que, como modelo para desarrollar el proyecto a nivel local, se analizaron 60 estudios diferentes sobre los beneficios del cannabis medicinal en ciertas condiciones así como los procesos de reglamentación en varios estados de los Estados Unidos.

“Para el proceso de permisos nos dimos a la tarea de ir al estado de Colorado, que es uno de los estados que tiene su reglamentación impuesta y llevan bastantes años con el cannabis medicinal establecido, para aprender de alguien que ya lo tenía implementado. Nos reunimos con funcionarios del Marijuana Enforcement Agency de ese estado, fuimos a visitar muchas áreas de cultivo, visitamos áreas de manufactura, tanto de comestibles como de no comestibles. Visitamos dispensarios, fuimos hasta oficinas de médicos, y hasta hablamos con la portavoz de los pacientes que utilizan cannabis medicinal”, dijo.

Maldonado insistió que el proyecto del DS para el cannabis medicinal no es un programa de desviación, sino un programa para brindar una mejor calidad de vida a pacientes de cáncer, Alzheimer, Parkinson, la enfermedad de Crohn, VIH/SIDA, migraña, ansiedad, fibromialgia y artritis entre otras condiciones, que experimentan dolores crónicos.

http://www.noticel.com/noticia/193307/en-proceso-permisos-para-cultivo-de-cannabis-medicinal-en-la-isla.html

Anuncios